Aventura en el Oeste malgache

Por Sergi Formentin
Fotografías: © IndigoBe Madagascar, Sylvia Pallarès, Carlos M.Martín, Dennis Vdw


Los sueños de siempre son ahora realidades posibles. Entre las imágenes que todo viajero recuerda haber visto alguna vez sobre la isla de Madagascar, sobresalen los magníficos Tsingy de Bemaraha, formaciones calizas únicas en el mundo y declaradas Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.

Deslizarse por entre sus galerías pedregosas y atravesar sus interminables laberintos naturales, se convertirá en una experiencia inolvidable para todos los viajeros.

El lejano Oeste malgache nos permite alternar la exploración a pie de los Tsingy de Bemaraha con el descenso sosegado en piragua de las aguas calmas del más grande río de la isla, el Tsiribihina.

DESCENSO POR EL RÍO TSIRIBIHINA

El descenso en canoa tradicional a través de los meandros y gargantas del río Tsiribihina es una experiencia que no dejará indiferente a aquellos viajeros amantes del ecoturismo y la aventura.

Durante 3 días navegaremos de manera sosegada las aguas mansas del más grande río del Oeste malgache en canoas tradicionales y acompañados de remeros de la etnia sakalava menabe, junto a los que compartiremos su cultura y vivencias y descubriremos la fauna y flora autóctona de la región, así como sus interesantes poblados tradicionales. Serán etapas tranquilas, con estrelladas noches de campamento; jornadas de mucha navegación sosegada, de vida contemplativa a bordo de la piragua, de horas de reflexión, de charla animada alrededor de un fuego de campo y de relajadas horas y horas de observación de la naturaleza, las etnias locales y los impresionantes paisajes del curso del río.

RíoTsiribihina©CarlosMMartin

Descenso del río Tsiribihina – Fotografía Carlos M.Martín

Descenderemos a través del río hasta llegar al final del tercer día, a su desembocadura, en la población de Belo sur Tsiribihina.

En las jornadas que durará nuestra aventura en canoa podremos observar diversas especies de aves acuáticas, destacando el martín pescador, el coucal malgache, el ardea cinérea, el ardeola idea y el cua petirrojo. Además, eventualmente también podremos observar águilas reales, halcones y cernícalos.

Entre los reptiles que podremos observar en esta región destacan diversas especies de camaleones (Furcifer y Brookesia), así como serpientes (boa madagascarensis) y cocodrilos del Nilo, especie no endémica e introducida en la isla y que se ha reproducido con gran rapidez en los grandes ríos y lagunas del Oeste malgache.

Un punto y aparte merecen los mamíferos, entre los que destacan los lemures de diversas especies, sobresaliendo dos tipos de Sifaka (Propithecus Verreuxi y Propithecus Decken’s).

PropithecusDeckenii©SylviaPallares

Propithecus Deckenii, Parque Nacional Tsingy de Bemaraha – Fotografía Sylvia Pallarès

Las jornadas de navegación en las canoas son bastante largas (desde la salida del sol hasta antes del atardecer, aunque nos detenemos para paradas técnicas, eventuales compras de pescados que nuestros cocineros prepararán magistralmente para el almuerzo o la cena, eventuales visitas, así como las comidas) y se pasan muchas horas de relajación tumbados en la piragua, contemplando el paisaje, fotografiando, escuchando música, leyendo y sintiendo y disfrutando los sonidos y silencios del río. Por la noche, los fuegos de campamentos, la bóveda celeste y las anécdotas de nuestros guías, así como las conversaciones agradables de los viajeros presiden siempre todas las veladas

En la segunda jornada navegaremos por un brazo de río más ancho y accesible a todo tipo de embarcaciones, y llegaremos hasta la fantástica cascada de Anosin‘Ampela, donde podremos tomar un refrescante baño y almorzaremos a la sombra de sus árboles.

Durante esta jornada cambiará bastante el paisaje y navegaremos a veces junto a pequeños campos de tabaco, saliendo finalmente al tramo más ancho del río donde está permitida desgraciadamente la navegación a motor y donde cruzaremos los primeros chalanes y ferry de nuestra aventura.

Un viaje de sensaciones, en el que el tiempo se detiene y durante el cual disfrutaremos de inolvidables paisajes. Serán jornadas intensas, dedicadas a descender el mayor río del Oeste malgache de manera tradicional y en compañía de piragüeros y pescadores de la etnia sakalava-menabe. Una experiencia, del todo inolvidable.

TSINGY DE BEMARAHA

Desde Belo las polvorientas y salvajes pistas del Oeste malgache nos llevarán en vehículos 4×4 al Parque Nacional de los Tsingy de Bemaraha, declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO y que constituyen uno de los spot más visitados de la isla de Madagascar.

TsingydeBemaraha©DennisVdw

Gran Tsingy de Bemaraha – Fotografía Dennis Vdw

Pero, aun y tratarse de un senderismo de pocos kilómetros, no se trata de un trekking para todos los públicos.

Aunque la visita a los Grandes Tsingy no entraña ascensiones dificultosas ni grandes desniveles, sí que está prohibida a las personas que sufran de vértigo o que padezcan problemas de obesidad. Todo viajero en una forma física normal y sin miedo a las alturas puede realizar el trekking de los grandes Tsingy de Bemaraha, que se desarrolla a través de una sencilla vía ferrata, utilizando arneses para mayor seguridad de los visitantes. Se ascienden y descienden estas magníficas formaciones de calizas (paleokarts, antiguos fondos marinos, únicos en el mundo y que los diferentes movimientos de inmersión y emersión acontecidos hace 150 millones de años en el Oeste de la isla han propiciado) atravesando puentes colgantes, descendiendo por escaleras metálicas y por angostos desfiladeros en una suerte de laberintos de piedra que nos harán imaginar que hemos entrado en un imposible agujero negro que nos ha llevado al mismísimo centro de la Tierra y aparecido por arte de magia en un mundo perdido.

Descubre como se formaron los Tsingys  AQUÍ

TREKKING EN LOS TSINGY DE BEMARAHA

Pequeños Tsingy y Gargantas del río Manambolo, Tantely – TREKKING SENCILLO

Este paseo a pie comienza con una agradable navegación en canoa de una hora de duración, durante la cual se visitan dos grutas y se observan las gargantas del río Manambolo. Tras la navegación se penetra a pie en los Pequeños Tsingy, para pasear durante una hora u hora y media de duración por estos laberintos de caliza, que sirven de entrenamiento para al día siguiente, atacar el trekking a los Grandes Tsingy de Bemaraha. Este circuito en los Pequeños Tsingy está al alcance de todas las personas, excepto en el caso de viajeros que sufran problemas de obesidad, ya que hay que atravesar algunos estrechos vericuetos en la roca.

GargantasManambolo©SylviaPallares

Gargantas del río Manambolo – Fotografía Sylvia Pallarès

Gran Tsingy de Bemaraha, Andamozavaky –TREKKING MEDIO

Para realizar estos trekking hay que rodar 18 kilómetros de pista en 4×4 hasta llegar a la entrada de los Grandes Tsingy. Se trata de un circuito pedestre de unas 4 horas (como máximo) de duración, y en el que se ascienden (a través de vías ferratas) a las grandes plataformas desde donde se divisa la cima de los Tsingy de Bemaraha. También se atraviesan 2 espectaculares puentes colgantes, uno de ellos situado a 60m de altura y se observa uno de los paisajes más impresionantes de la isla de Madagascar.

TsingydeBemaraha©DennisVdw

Gran Tsingy de Bemaraha – Fotografía Dennis Vdw

Gran Tsingy de Bemaraha, Ranotsara – TREKKING MEDIO

Este circuito (de máximo 3 horas de duración) se asemeja mucho al anterior, aunque es menos visitado y algo más corto en distancia. Se asciende también por una vía ferrata, se atraviesa un puente colgante situado a 70m de altura y se obtienen vistas espectaculares desde lo alto de los Tsingy. Este circuito se puede combinar con el anterior en un día entero de trekking. Se pueden empalmar ambas zonas a través de unas espectaculares grutas (1 hora de duración, prohibido a personas con claustrofobia, trekking con tramos difíciles), o a través de la sabana (senderismo sencillo), o simplemente con un traslado de 15 minutos en 4×4 (la mejor opción sino se dispone de mucho tiempo entre ambos circuitos).

Consejos en los Tsingy

Accesible de Junio a Octubre, hay que tener en cuenta que en los Tsingy de Bemaraha uno de los grandes problemas para los viajeros es el calor sofocante (muy acusado durante el mes de Octubre) así como la dureza de los rayos del sol. Se aconseja llevar agua suficiente y protegerse bien la piel y la cabeza. También se aconseja, a criterio de los viajeros, llevar unos sencillos guantes deportivos o de escalada ya que en algunos pasajes de los Grandes Tsingy hay que cogerse a las cortantes puntas de calizas afiladas y el uso de estos guantes evita pequeñas rozaduras en las manos. Los bastones o palos para andar deben evitarse en los Grandes Tsingy, así como todo el peso o carga innecesarios. Debemos tener las manos libres e ir lo más ligeros posible para poder acceder a las cimas de los Tsingy a través de las vías ferratas, los puentes colgantes y las escaleras metálicas (tipo bomberos).

Fuentes: IndigoBe Magazine. © Todos los derechos reservados

¿Quieres viajar a los Tsingys de Bemaraha? Para más información haz click AQUI

2 comentarios el “Aventura en el Oeste malgache

  1. Me gustaría mucho visitar este región, ahora, después de leer este artículo todavía tengo más ganas de descubrirla. A ver si este año puede ser, sino, al otro, seguro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: